La vivienda original de 180m2 tenía una distribución característica de principios de S.XX, con un vestíbulo y pasillo muy largo, sinuoso y de gran longitud alrededor del que se distribuían las diversas estancias interiores, siete habitaciones, alcoba, cocina y baño.
Se realiza la segregación de la vivienda para convertirla en tres apartamentos independientes de 65m2, 55m2 y 45m2 por lo que se necesita realizar la compartimentación en tabiquería y actualización de instalaciones, reformando los espacios para una circulación sencilla y distribución de estancias cumpliendo las exigencias de la normativa actual.
 Se recupera el baldosín hidraúlico para su colocación en los balcones, los pilares de ladrillo tejar aplantillado aparejo español, se reproduce la carpintería original de las puertas balconeras y se restaura la puerta de entrada original de la vivienda.
El acceso común de los tres apartamentos es amplio cumpliendo así con la accesibilidad universal.