CASA CUEVA

La idea fundamental de partida, por las características de la planta, fue la concepción de dividir la zona de día y de noche mediante una sucesión de paredes irregulares abriéndose y cerrándose según los accesos a las diferentes estancias, procurando fomentar al máximo el control visual y el concepto orgánico de cueva. En este sentido se entiende el baño del dormitorio principal como el último recodo de una gruta, de donde se abren con esta naturaleza geométrica los huecos de lavabo, wc y el de la ducha.
 Desde un vestíbulo de entrada, se visualiza prácticamente toda la longitud de la vivienda en su distribución de la izquierda: cocina, comedor y salón al fondo. La ausencia de pasillo ensancha estos espacios. El recorrido hacia las distintas estancias se desarrolla del mismo modo pero con un control específico de entradas y visuales de las estancias situadas a la derecha mediante paredes quebradas y techos más bajos. A la derecha se sitúan: habitación de invitados, baño, lavandería y dormitorio en suite con vestidor y baño propio.