El proyecto consiste en el cambio de uso de una oficina de 400m2 y su segregación en 6 apartamentos. El más amplio cuenta con una superficie de 66m2 y el menor con superficie de 52m2. Todos ellos con vistas al río Ebro.

En las seis nuevas viviendas existirá, respectivamente, una clara diferenciación entre la zona de día y de noche. Cada apartamento contará con las zonas comunes, salón con cocina abierta para la zona de día dando a fachada calle con iluminación natural, y un baño completo. En cuanto a zona de noche se dispondrá en cada uno de ellos de un dormitorio doble, y un dormitorio individual. Resultando estas últimas, más íntimas y sin ruidos, se situarán en su mayoría en la parte trasera de los apartamentos con iluminación a patio de luces con los que cuenta el edificio.

En ejecución...